España necesita mejorar en la lucha contra la pobreza infantil y en la defensa de los derechos de los niños y niñas extranjeros no acompañados