Ante el escenario actual derivado de la declaración del estado de alarma por el COVID19 y el impacto que las medidas de contención pueden tener en la vida de los niños y niñas, solicitamos al Gobierno de España que incluya entre sus medidas una adecuada perspectiva de infancia, con especial atención de la más vulnerable, en línea con las siguientes recomendaciones:

  • Garantizar una alimentación adecuada. En este sentido es preciso prestar especial atención a la infancia que recibía becas escolares de alimentación y valorar cómo trasladar los recursos a las Parecería que lo más práctico es que se hiciera llegar a través de los servicios sociales o colegios, pero dependerá de la realidad de cada Comunidad Autónoma. Es fundamental que se garantice que esta alimentación es adecuada y saludable, especialmente cuando los niños y niñas están viendo afectado su nivel de ejercicio físico, las horas de sol, así como su propia salud mental.
  • Evitar empeorar las condiciones de vida existentes. Esto implica paralización automática de desahucios, así como moratoria del pago de alquileres e hipotecas para aquellos hogares más vulnerables o con ausencia de ingresos suficientes. También habría que tomar medidas para reducir los ERTE y despidos que se están realizando; especialmente para aquellas personas que tienen menores a cargo.
  • Garantizar suministros básicos de luz, agua, y gas para todos los hogares. Impidiendo el corte de dichos suministros, así como exonerar del pago a las familias con bajos ingresos.
  • Apoyar a las familias más vulnerables en riesgo de exclusión. A su situación de precariedad se suman gastos extraordinarios, falta de complementos y apoyos habituales, y situaciones de ansiedad mayores. Por esa razón se debería fortalecer la actual prestación por hijo a cargo, al menos a los actuales perceptores, y valorar un incremento de la cobertura a medio plazo.
  • Especialmente relevante en este sentido será agilizar los trámites para que el Fondo Europeo de Ayuda a los más Necesitados (FEAD) llegue ahora mismo a las familias que más lo necesitan para cubrir las necesidades alimentarias y de higiene básicas, especialmente en los contextos más vulnerables.
  • En la actual situación se genera una barrera al acceso a la información, a la educación, al ocio, etc. en función del acceso a internet y de las condiciones en que se produce. Por esa razón deberán tomarse medidas de apoyo para afrontar los gastos extraordinarios que se producen por el mayor tiempo destinado en el hogar, así como facilitar el acceso a dispositivos electrónicos (móvil, ordenador etc.) y los gastos que estos conllevan especialmente a los hogares vulnerables.
  • Garantizar el acceso a productos de higiene y primera necesidad.
  • Garantizar el acceso a instalaciones adecuadas. En este sentido es necesario atender y reubicar a las personas afectadas por el Coronavirus en espacios o centros de salud habilitados para recibir una atención adecuada, puesto que en sus condiciones actuales algunas personas carecen de las condiciones mínimas para su tratamiento y esto puede afectar a los niños y niñas con las que conviven.
  • Una de las medidas que ha tomado el Gobierno ha sido recomendar el teletrabajo, en el caso de que sea posible. Esta realidad está generando nuevos fenómenos que hacen compleja la conciliación para padres y madres; especialmente en hogares monoparentales o en familias numerosas, incluso aunque se posibilite el teletrabajo. Por esa razón debería obligarse al teletrabajo en hogares con niños menores de 12 años, así como optar por medidas que favorezcan la conciliación y redunden en el bienestar de los niños (flexibilidad horaria, reducción de jornada sin coste económico, o incluso permiso retribuido durante el periodo de confinamiento).
  • Garantizar que el acceso a procedimientos administrativos fundamentales (acceso a prestaciones, desempleo etc.) no es un impedimento para aquellas personas que carecen de certificado electrónico. No generando una barrera adicional para colectivos vulnerables.
  • Ante el cierre de colegios e institutos, las autoridades educativas deben adoptar y aplicar medidas para asegurar que dicho cierre tiene el mínimo impacto posible en los estudiantes haciendo todo lo posible para mantener la continuidad del proceso educativo, basándose en los estándares mínimos de la Red Interagencial para la Educación en Situaciones de Emergencia1 (INEE), y teniendo especialmente en cuenta a los niños y niñas en situación económica desfavorecida que podrían requerir un seguimiento más individualizado y la necesaria accesibilidad para los niños y niñas con discapacidad. Asegurando, además, el acceso a formación online y la distribución de materiales adecuados para su edad. De la misma forma, dicha situación puede ser especialmente compleja para estudiantes que cursan el último curso de una etapa donde se debe titular (ESO, Bachillerato) y por tanto se deben tomar todas las medidas posibles para que todos los estudiantes puedan continuar en el sistema educativo con las máximas garantías e igualdad de oportunidades posibles.
  • Deberá agilizarse la tramitación de becas y ayudas al estudio que restan por abonar en las etapas post obligatorias y añadir conceptos y cuantías en la próxima convocatoria relacionadas con los cambios socioeconómicos sobrevenidos producidos por dicha situación.

Igualmente consideramos importante que se tenga en cuenta la labor de aquellas organizaciones que están trabajando directamente en el cuidado de niños y niñas en estos momentos, como es el caso de los niños bajo el sistema de protección. Las entidades encargadas de esta labor están viendo reducidos los ingresos de sus programas al no poder contar con los ingresos tradicionales, que supone la captación de socios/empresas. Esta labor de cuidado de niños y niñas se realiza con la ausencia de materiales adecuados para evitar contagios en los centros. Se solicita, por tanto, facilitar materiales para la reducción de los contagios y formación adecuada para estos centros y profesionales. En ese sentido también algunas organizaciones han manifestado la situación de incertidumbre generada ante los impagos o retrasos que se están produciendo en créditos presupuestarios comprometidos a entidades prestadoras de servicios y gestión de centros de reforma y del sistema de protección, es urgente que se agilice los pagos de estos créditos para garantizar el adecuado servicio a estos niños y niñas.

También debe tenerse en cuenta a la infancia en la política de comunicación del Gobierno, algo básico en estos momentos de incertidumbre en los que su vida ha cambiado repentinamente de manera radical. Por esa razón debería valorarse:

  • Realizar alguna acción comunicativa destinada a un público infantil. Por ejemplo podría tomarse como referencia la rueda de prensa2 realizada por el Gobierno de Noruega para niños, niñas y adolescentes.
  • Debería valorarse la realización de materiales adaptados para niños y niñas. Así como materiales formativos para madres, padres o responsables con niños para afrontar esta situación.
  • Igualmente es necesario trasladar la información sobre el acceso a ayudas, prestaciones, recursos y derechos laborales a los hogares donde viven estos niños. Para garantizar que estas medidas llegan a los niños y niñas más vulnerables, es clave en esa política comunicativa contar con los canales disponibles y el rol de apoyo que puede tener el tercer sector.
  • Es fundamental que toda esta información se elabore teniendo en cuenta la necesaria accesibilidad, teniendo en cuenta las diversas necesidades de personas con discapacidad.

Las organizaciones de infancia nos ponemos a disposición del Gobierno de España para colaborar en la concreción, diseño y ejecución de las mismas.

Igualmente, con el objetivo de que todas estas medidas se puedan poner en marcha con carácter urgente y de manera eficiente sin saturar los Servicios Sociales, proponemos habilitar a las organizaciones sociales especializadas que trabajan con los grupos más vulnerables, y de acuerdo con criterios de idoneidad, para emitir los informes de vulnerabilidad necesarios para el acceso a prestaciones o ayudas de emergencia recogidas en estas propuestas.