La víctima de acoso escolar suele mostrar ciertos comportamientos o actitudes que si se saben interpretar, puede servir para identificar la situación de acoso y los daños que se están desarrollando en la víctima.