La campaña de un grupo de cibercorresponsales cambia la situación de una familia sevillana