La violencia de Boko Haram ha provocado ya el desplazamiento de más 1,4 millones de niños y ha acorralado al menos a un millón de menores en la región del lago Chad.