En estos treinta años se han conseguido muchos avances en la aplicación de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en el mundo y en España pero quedan muchos retos por delante.