Todo el mundo debería tener acceso a transfusiones de sangre seguras, cuándo y dónde se necesiten, como parte integral de la cobertura sanitaria universal y de los sistemas de salud