Informe de Fundación Sin Daño pone de manifiesto la insuficiente cobertura sanitaria en niños y niñas con daño cerebral adquirido