El Comité de los Derechos del Niño recomienda que los Estados difundan ampliamente la presente Observación General entre todas las partes interesadas, en particular el parlamento y todos los niveles de gobierno, incluyendo ministerios, departamentos y autoridades locales, y toda la población adolescente.