Más de 200 niños, niñas y adolescentes viven hacinados, en condiciones infrahumanas, sometidos a todo tipo de abusos y sin ningún tipo de protección en las cárceles de Abidjan, Costa de Marfil.