El Día Internacional de la Niña supone un llamamiento global a una revolución tanto social como política para acabar con las barreras a las que se enfrentan las mujeres jóvenes y las niñas.