Pobreza y políticas inadecuadas de educación, hacen que millones de niñas y niños con necesidades especiales no pueden leer ni escribir.