La Unión Europea debe condenar manifestaciones de odio y de discriminación como la reciente declaración de Matteo Salvini contra las personas gitanas