Los niños y niñas con cáncer sufren importantes limitaciones desde el primer día de su tratamiento, como no ir al colegio, relacionarse con sus amigos, compartir ocio, entre otras cuestiones.