Enfatizan el valor de las lenguas de signos como motor para la consecución de los derechos humanos, civiles, culturales y políticos de las personas sordas