intensificadas deliberadamente durante la campaña electoral con discursos que incitan al odio. Es inadmisible criminalizar a cualquier colectivo de personas, pero lo es especialmente cuando hablamos de un grupo extremadamente vulnerable, como son estos niños y niñas