El informe destaca que un tercio de los migrantes que llegan a la UE son niños.