Hay quien dice que el grado de civilización de una sociedad se mide por la atención y la protección que dispensa a sus niños y niñas.

Estamos de acuerdo.