La incidencia política se articula en la Plataforma de Infancia a través de grupos de trabajo integrados por miembros de las entidades que componen la Plataforma y que elaboran propuestas conjuntas desde el trabajo en red.

Los grupos se reúnen periódicamente o se crean ad hoc para valorar el estado de la situación de la infancia desde diferentes perspectivas y áreas temáticas: inversión, educación, salud, protección, ocio y tiempo libre, entre otros.

Se revisan los datos oficiales, los que figuran en los informes presentados por las propias organizaciones, se incluyen las demandas de los propios niños y niñas y se incorpora el análisis sobre el curso del trabajo parlamentario.

Una vez elaboradas las propuestas, identificamos quienes serán los destinatarios de nuestras demandas. De forma frecuente se trasladan al Observatorio de Infancia, órgano dependiente del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad o al Gobierno Central, pero también las hacemos llegar al Congreso de los Diputados, el Senado o cualquier otra institución o administración del Estado que diseñe políticas con impacto en la infancia.
.