En una sociedad como la española uno no esperaría que un tercio de los niños y niñas estén en riesgo de pobreza o exclusión social