Los escolares españoles se comprometen a no rendirse nunca