Federación Española de Padres de Niños con Cáncer reivindica que exista un protocolo de seguimiento específico para los supervivientes de cáncer infantil