La campaña muestra las dificultades a las que se enfrentan a diario niñas, niños y adolescentes gitanos en el sistema educativo y que les conduce a un abandono temprano.