Considera que los derechos de los niños, niñas y adolescentes deben ocupar un lugar de privilegio en las políticas de la Unión Europea, por lo que pide a la presidenta de la Comisión que adopte medidas concretas