Millones de niñas y niños viven una infancia interrumpida en campos de refugiados en tierras extranjeras, sin acceso a educación, obligados a trabajar para llegar a fin de mes