La Comisión Europea muestra su preocupación por la pobreza infantil en nuestro país y recomienda mejorar el apoyo a las familias