El COVID-19 provoca un aumento del trabajo infantil en todo el mundo