Es necesario reforzar las políticas de infancia para reducir las desigualdades existentes antes del COVID-19 y que se han incrementado durante el estado de alarma.