La Ley de protección de la infancia incorpora sistemas de prevención, amplía la prescripción de los delitos más graves y prevé cambios en el proceso judicial