El informe realizado en siete países de África, revela que detrás de los embarazos de niñas y adolescentes hay impactantes niveles de violencia y abuso