Más de 150 personas, entre representantes políticos, del tercer sector y el mundo académico, han participado hoy en el webinar ‘Pobreza infantil y transmisión intergeneracional de la pobreza’, organizado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES) y la Plataforma de Organizaciones de Infancia (POI). El objetivo ha sido analizar la situación actual de la pobreza infantil en España y en Europa y el impacto que la pandemia de la COVID-19 está teniendo en la infancia, en especial en la más vulnerable.

Ante del inicio de la pandemia, uno de cada cuatro niños, niñas y adolescentes de la Unión Europea vivía en riesgo de pobreza o exclusión social. En España, este número se eleva hasta casi uno de cada tres.

Según un informe de UNICEF, al final del segundo trimestre de 2020, había más de 400.000 hogares con niños, niñas o adolescentes con todos sus miembros sin empleo. Además, durante la pandemia, ha aumentado la vulnerabilidad de los niños y niñas tutelados, la brecha educativa se ha incrementado y han aparecido nuevos problemas de salud física y mental debido a las circunstancias del confinamiento.

La infancia es el único grupo poblacional en España en el cual la tasa de pobreza infantil aumenta, según la última Encuesta de Condiciones de Vida. Esto debe ser motivo de preocupación no sólo para las organizaciones de infancia, sino también para las administraciones públicas y para toda la sociedad” ha declarado Carles López Picó, presidente de la Plataforma de Infancia, en la apertura del seminario “Reducir la pobreza infantil es un requisito previo para poder avanzar en otras políticas públicas”.

Por su parte, Carlos Susías, presidente de EAPN-ES, ha llamado la atención en la inauguración sobre la importancia del presente de los niños y niñas. “Tan importante es el futuro de la infancia como el presente. Necesitamos medidas políticas estrictamente dirigidas a la infancia para evitar las consecuencias de la pobreza y su transmisión intergeneracional».

Por su parte, el director general de Derechos de la Infancia y la Adolescencia, Gabriel González-Bueno, ha anunciado durante su intervención en el webinar “la creación de un Consejo Estatal de Participación Infantil a todos los niveles en el que estén reflejados y representados los niños y niñas más vulnerables”.

Los niños, niñas y adolescentes son una población especialmente vulnerable ante la pobreza. Una crisis sanitaria como la que vivimos está afectando especialmente a la infancia, que tiene necesidades propias y necesita estrategias concretas que hagan frente al impacto negativo que está teniendo sobre ella. Existe una alta probabilidad de que los niños, niñas y adolescentes de hoy sean los adultos pobres de mañana.

Los datos demuestran que la pobreza es hereditaria. Por ello, es necesario que se creen, desde la sociedad y las instituciones políticas, mecanismos que permitan a las familias superar esta situación de pobreza, agravada por la COVID-19. En este sentido, la creación de un fondo de Garantía Infantil por parte de la Unión Europea puede contribuir en la reducción de la vulnerabilidad de la población infantil, permitiendo romper el círculo vicioso de la pobreza y su transmisión intergeneracional.


Te puede interesar

Scroll Up